jueves, 4 de septiembre de 2008

Teatro Foro

Un grupo de amigos sale de un antro, al llegar al auto el conductor se da cuenta de que le han robado un tapón a la llanta, su chava parece realmente preocupada y él furioso. Otra pareja se besa sin parar y al parecer no hacen mucho caso a la situación, lo que desean es seguir la fiesta. El último de los miembros del grupo, se encuentra entre ambas parejas, más preocupado que divertido.

Suben al auto, ya en camino el conductor se nota realmente malhumorado, mientras su amigo le agradece la invitación y le indica cómo llevarlo a su casa, la pareja de “enamorados” sigue besándose…

El trayecto transcurre y la situación es cada vez más tensa, el conductor se precibe exasperado por su novia y por su amiga a quien tacha de zorra, en un desplante decide solicitar a la primera bajar del auto, al no hacerlo por propia voluntad literalmente la baja a madrazos!!!...mientras tanto la pareja del asiento trasero no deja de besarse indiferente a la situación, y el amigo solitario sorprendido e indignado, trata de hacer entrar en razón a la pareja en problemas, sobre todo al agresivo conductor y defender a la chica…


Todo esto sucede en un escenario, los espectadores en sus butacas miran espeluznados la madriza y el acto termina. Entonces aparece el “comodín”…un sujeto que surge desde las butacas para invitar a silbatazos a los sorprendidos observadores a tomar parte de la acción, a ser agentes de transformación poniéndose dentro de la situación, tomando el lugar de cualquiera de los actores. ¿Tu qué harías, cómo le harías?...

El acto comienza de nuevo…los espectadores ahora pueden ser actores y la situación se repite hasta que, con su participación, la mayor parte del público queda conforme con el desenlace. Así sucedió un ejercicio de TEATRO FORO, en la Ciudad de Puebla, así fue mi primera experiencia “en serio” viviendo el Teatro del Oprimido, creado por Augusto Boal. Así fue como me expresé esta tarde contra la violencia de género y también contra la indiferencia que la solapa, así es como creo que puede cambiarse el mundo…dejando de ser un tibio espectador y actuando.


3 comentarios:

Anónimo dijo...

Me lo perdíiiii!!!! Maldita sea.
Oye en las fotos,¿quién es la chica de café que se ríe tapándose la boca? No manches es mi doble, se parece muchísimo a mí, sobre todo por el gesto de reirse tapándose la boca!!!!!!!!
Atte.
Marisol de trikinhuelas.

Damiana dijo...

gracias semilla por la reseña, tu intervención en el foro me gustó mucho

Semilla dijo...

Marisol: la chica se parece a ti en la foto, pero no en persona...luego te muestro otras fotos. Y sí que te perdiste de algo muy bueno, ojalá y se repita para que lo disfrutes.

Damniana, mi intervención, jajajjaja...definitivamente creo que me salió mejor la reseña...