miércoles, 6 de febrero de 2008

¡Que les corrteeen las orejas!

Tengo dos niñas perro Luca de 10 años y Lana de 8 años. Lana es hija de Luca y son casi idénticas.

En términos generales son buenas chicas, buenas compañeras de soledades, tristezas y alegrías, me dan mucho de qué hablar con sus falderas vidas y en general me facilitan muchas risas y felicidad.

Pero llevar tanto tiempo al cuidado de este par de alimañas, también llega a resultar un pain in the ass. Salir de viaje es una bronca, si se histerizan destruyen, en mis más profundas meditaciones se ponen a ladrar y lo peor, cuando se enferman se me instala la angustia y es una gastadera sin límite (ellas merecen lo mejor).

Ahora estamos en etapa de enfermedad: por segunda vez en su vida Luca padece de Otohematoma, un mal recurrente en perros orejones, que consiste en que la carne de las orejas se despega del cartílago, entonces el auricular se pone como un globo lleno de sangre y pus. Es doloroso para el perro y una lata para el dueño, porque la única alternativa para el paciente es una intervención quirúrgica que requiere de anestesia general y muchos cuidados pos-operatorios.

La primera vez Luca lo sufrió en la oreja izquierda, ahora es la derecha. Lana ya lo padeció en la oreja izquierda y le falta la derecha. Ahora sólo me pasa por la mente cuando las miro: "Por favooor ¡que les corrrrteeeen las orejas!" (leáse con el tono que la reina de corazones usa para gritar ¡que le corten la cabeza! a Alicia, la del País de las Maravillas).

Quienes gustamos de las mascotas sabemos que causan grandes gozos y satisfacciones, pero que si en verdad haces un compromiso recíproco con ellas, pueden vaciar tu cartera y por momentos llenarte de preocupaciones. Supongo que, en parte, de eso se trata el amor ¿no creen?.


3 comentarios:

Ingrid dijo...

brrrrr pobrecitas... pero sí, así pasa uno cada experiencia mascotil..

Laura dijo...

pobre luca, sí que les corten las orejas de una vez
yo las quiero mucho porque te cuidan y te protegen del mal, son tus chanekes

Semilla dijo...

xcto, son como duendes mayas...mis pobrecitas