lunes, 19 de mayo de 2008

Amaneció lloviendo

Toda la noche estuve escuchando las gotitas caer y amaneció así, goteando.

Una amiga me despertó, como 9 am, dormía a esa hora por la desvelada de ayer, leyendo, sobre internet, sobre budismo.

La llamada fue para pedir un aventón, su auto no encendía, ella había comenzado el trajín desde las 4 a.m., venía de un viaje, en esas 5 horas le pasó de todo. En las siguientes no pasó mucho para mí, solamente que siguió lloviendo, discutí con los de la entrada del fraccionamiento quienes no me dejaban entrar por no pagar mantenimiento, llevé a mi Santos al veterinario, le dí de comer, también más medicinas y no se recupera, tiene un virus, me preocupa.

Sigue lloviendo y yo sigo en pijama, intentando trabajar, construir, todo fluye y nada se queda dónde está.

Por las tardes me gusta que llueva, por la mañana funciono mejor con sol, azul de cielo, nevado volcán y mi perro alegre. Hoy no me siento funcionar, tal vez solamente necesite un baño, recordar comer y creer que todo va a mejorar.

Paisaje (2)

3 comentarios:

-júbilo-haku- dijo...

a veces una tibia ducha, contrarresta una fria lluvia..

Ari dijo...

La lluvia todo el día pone triste, es cierto. Pero también es el pretexto perfecto para tomar café (en todas sus variantes), poner un poco de música o disfrutar de un panqué. Como dices, "todo fluye", también fluirá este mal momento.
Animo!

Semilla dijo...

ey júbilo y ari, gracias por las porras, hoy ha sido un día mucho mejor...aunque llovió aún más que ayer jajaja